Islas de calor: El concreto y el aumento de temperatura en las ciudades

22/08/2016

Sin lugar a dudas cada año las grandes urbes van ganando terreno a las aéreas rurales, esto es debido a que la población mundial cada vez más vive en ciudades o emigra hacia ellas.

Según datos estadísticos mundiales, en 1800 sólo el 1% de la población mundial vivía en ciudades de más de 10.000 habitantes. En 1960 dicha proporción era del 20%. En 2025 la proporción se aproximará al 65%.

Cada año se construye muchos más complejos urbanos y las ciudades van aumentando en metros cuadrados, esto no tendría mayor problema si se tomarán en cuenta algunos criterios de diseño urbano, cuya omisión genera efectos negativos en el medioambiente y por consecuencia involucra a todos los habitantes de estas ciudades, que somos los que experimentamos estos efectos, algunos de ellos son los siguientes:

Alteración de las características naturales de terreno, Inertización y desertización del suelo, Aumento de la temperatura ambiente en las ciudades, Deterioro de la calidad atmosférica, Deterioro paisajístico, desnaturalización del entorno, La fractura del ciclo natural del agua, entre otros

Según esto, en las ciudades el aumento de la temperatura es mayor que en las zonas rurales, debido a que el suelo natural es reemplazado por concreto generando "islas de calor", hay varios factores que hacen que la temperatura sea mayor: la edificación, la falta de espacios verdes, los gases contaminantes, y el calor antropogénico, es decir, el calor provocado por las actividades industriales.

Los materiales como el concreto o el asfalto tienen una gran capacidad de absorción de calor y una gran capacidad térmica, y de noche disipan calor, este efecto hace que el calor se mantenga aun en horas de la noche porque el concreto tiene la propiedad de absorber el calor e irradiarlo de noche.

Para menguar esta situación se debería de tener en cuenta elementos importantes en el diseño urbano, como por ejemplo: el incremento progresivo de áreas verdes (en parques, incluso en azoteas de edificaciones), generación de mas espejos de agua (en plazas por ejemplo), entre otros, que serían necesarios para mitigar la acción del incremento de temperatura en las ciudades.

Queda en manos de los organismos nacionales, determinar un criterio o el mejor criterio de diseño o de recuperación que se debería de tener en cuenta en el plan de desarrollo urbano, estos criterios tomando en cuenta a la sabia naturaleza nos permitirán tener una mejor calidad de vida y de integración con la naturaleza.

  • Este tema tiene 0 comentarios